Entrevista a Mariana Gómez, procesada por besar

 

 

Mariana fue detenida por la policía a mediados de octubre del año pasado por besarse con su  esposa, Rocío Girat en una estación de subte de Constitución. “Pibe, apagá el cigarrillo”, le ordenó el policía Jonathan Maximiliano Rojo a Mariana, quien estaba fumando un último pucho bajo un techo sin paredes del domo de Constitución. Si bien había otras personas fumando bajo ese mismo domo,  Mariana fue la única a la que se llevaron detenida, ante la mirada desesperada de Rocío. A Mariana la arrojaron en un calabozo  de una comisaría en la estación Boedo de la línea E y la retuvieron durante siete horas bajo los cargos de resistencia a la autoridad y desacato.

¿Cómo es la situación procesal actual? ¿Cómo salió la apelación?

El día 27 de febrero en la Cámara de Apelaciones, en la calle Viamonte en 1147, asistimos a una audiencia en la cual presentamos la apelación al procesamiento dictado en la primera instancia por la jueza María  Fotbona de Pombo. En esa presentación asistimos con mi representante legal Lisandro Teszkiewicz y  nos acompañaron algunas compañeras feministas de varias agrupaciones y mi familia.  Después de la exposición que realizó mi abogado los jueces decidieron no darnos la palabra ni a mi compañera Rocío Girat, ni a mí. Los jueces se expidieron diciendo que iban a analizar únicamente  el accionar técnico de la primera instancia, sin tener en cuenta otros aspectos de esa misma intervención. En el término de 5 días hábiles deberían responder. Aún no me han notificado, por lo cual sigo procesada.

¿Se sintieron apoyadas por el movimiento de mujeres tras los hechos de violencia institucional que sufrieron en octubre del 2017?

Participé de reuniones en asambleas feministas, desde allí  convocamos a los medios para que estuvieran presentes  en la audiencia y así difundir mas la información desde esos espacios. Se acercaron diferentes agrupaciones, activistas y me brindaron toda su sororidad y acompañamiento. Quisiera agradecer a quienes se han ocupado de difundir y  por hacernos sentir que no estamos solas y que ¡la lucha es de todes!

 

Texto: Paola Coler